Caligrafía china

Caligrafía china
Puntúa este post:

Cuando era niño, una de las clases que más me gustaba, era la de caligrafía. Utilizábamos los cuadernos Rubio y lápices de grafito, así cuando había que corregir, cosa que sucedía a menudo, podíamos borrar sin problema. La asignatura de caligrafía solo se daba durante un par de cursos, luego ya de “mayores”, la asignatura desaparecía. Parece que en aquellos planes de estudio, no se consideraba importante para el desarrollo intelectual.

En este mundo moderno donde la tecnología se ha ido apoderando de todo, quedan países como China, donde la caligrafía sigue despertando interés y entusiasmo y es apreciada como un tesoro nacional siendo trasmitida de generación en generación. Se considera que los beneficios físicos y espirituales para aquellos que la practican son numerosos. La práctica de la caligrafía proporciona paciencia, disciplina y perseverancia, siendo estas actitudes muy valoradas entre los chinos.

Para hacer caligrafía se necesitan los denominados “cuatro tesoros del estudio”: pincel, tinta en barritas, papel y piedra de entintar. Hay muchos tipos de pincel, proporcionando estos la flexibilidad en la escritura, el pelo de los mismos, es de cabra, comadreja o conejo. La tinta en forma de barritas, es una mezcla de hollín y resina. El papel, inventado en China en el siglo I, es también un complejo mundo de posibilidades. Por último, la piedra de entintar, es un pequeño recipiente de piedra donde el calígrafo va elaborando su propia tinta.

En mi último viaje por el gigante asiático, estábamos paseando por una calle en la ciudad de Weishan cuando pasamos frente a una pequeña escuela. Era el momento de la caligrafía y todos los niños se aplicaban a la tarea. La profesora los vigilaba y orientaba y ellos a pesar de que en ese momento eran observados por nuestras atentas miradas, no perdían su concentración. Quizás en el futuro, alguno de ellos llegue a convertirse en un famoso calígrafo y sus obras sean vendidas en precios de auténticas obras de arte. Por supuesto a nadie en China le extrañaría, pues la caligrafía está considerada como un preciado artículo de colección desde la época de los emperadores. Por mi parte, me fui satisfecho por ese agradable momento vivido y además con algunas caligrafías hechas por los niños para adornar mi cuaderno de viajes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario