CASA MUSEO DE BOB MARLEY

CASA MUSEO DE BOB MARLEY
Puntúa este post:

Jamaica es sinónimo de música reggae, y el cantante Bob Marley es su máximo exponente. Murió de cáncer en 1.981 con tan solo 36 años y dejo escrito: “Mi música vivirá eternamente”, por el momento parece que su promesa se está cumpliendo.
Confieso que no soy un ferviente seguidor del cantante jamaicano, pero en mi viaje a la isla caribeña decidí desplazarme
hasta Kingston, su capital, para visitar su casa, hoy convertida en museo y lugar de peregrinación para muchos.

Llegue a primera hora de la mañana, las visitas son siempre guiadas, duran aproximadamente 1 hora y en el interior de la
casa no está permitido hacer fotos. La guía, una preciosa chica, con su pelo trenzado con coletas rastas iba contando diferentes aspectos de la vida del cantante.

En el jardín hay grandes paneles con fotos, una, para mi gusto muy mejorable estatua plateada del cantante sobre un pedestal
y un par de leones de piedra, símbolo de los rastafaris. Nada más entrar a la casa, de dos plantas, se encuentra a su derecha una sala con sus paredes repletas de las carpetas de sus discos y sus discos de oro y platino, en la misma planta se encuentra el estudio de grabación con la mesa de mezclas original. En la planta de arriba, fotos familiares de Bob Marley, una pequeña tienda de discos, cuadros con ropas originales del cantante, el dormitorio con su cama y algunos objetos personales y finalmente la pequeña cocina.

Descendimos de nuevo al patio para entrar en otro recinto lleno de fotos y donde se encuentra el vehículo Land Rover que usaba Bob Marley, una pequeña sala donde proyectaron un documental sobre el mítico cantante y una tienda de recuerdos. Sobre las paredes del patio, algunos murales alegóricos con la vida de Bob Marley y una bella frase:

¿Las posesiones te hacen rico?
Yo no tengo este tipo de riquezas
Mi riqueza es la vida.

Grande y por siempre eterno Bob Marley

Entrada al recinto Casa- Museo

La guía de mi tour

Entrada de la casa

Estatua de Bob Marley

Uno de los murales de la entrada

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario