Comida china

Comida china
Puntúa este post:

Comida china

Aprendí a comer con palillos en mi primer viaje a Tibet. Por aquellos años los restaurantes chinos no abundaban en Madrid y confieso que me encantaba ir. No tanto por la comida, sino para presumir ante familiares y amigos de mis habilidades con los dichosos palillos. Mi soltura les dejaba impresionados, ya que incluso era capaz de coger sin esfuerzo los diminutos cacahuetes que acompañaban algunos platos.

Hoy en día, la cocina china se ha consolidado como una de las más valoradas en el mundo y desde luego viajar por el gigante asiático se puede convertir, gastronómicamente hablando, en una delicia. Bueno, quizás también en un infierno para algunos.

La cocina china se suele dividir en dos grupos principales con estilos muy diferentes. La del norte, más aceitosa y donde la pasta tiene un papel fundamental y la del sur, más picante y que usa mucho más el arroz y los alimentos frescos. En ambas es muy importante la combinación de colores en los alimentos, ya que para los chinos la presentación de la comida es fundamental. También lo es el aroma, y para ello se utilizan algunos ingredientes como el jengibre, el ajo, la guindilla, el anís, la pimienta…

Lo dulce, salado, amargo, picante y ácido deben conjugarse con los cinco principales sistemas corporales: corazón, hígado, páncreas, pulmón y riñones. A eso se le llama “la armonización de los alimentos” (ting nai tíao ho).

En mi último viaje a China por las regiones de Amdo, Kham, Gansu y Sichuan disfruté mucho descubriendo nuevos platos. Eso sí, los desayunos durante todo el viaje fueron “demasiado locales” Es lo que tiene viajar por zonas sin turismo occidental. Lo normal era sopa de tallarines con huevo duro o dumpings rellenos de carne o verdura. Bueno, también hubo verduras cocidas, col fría, champiñones al ajillo, y un sinfín de !delicatessen”. Ya os lo dije, un paraíso gastronómico para comenzar el día.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario