Curiosidades de la Mezquita de Hassan II en Casablanca

Curiosidades de la Mezquita de Hassan II en Casablanca
Puntúa este post:

Majestuosa, espectacular o grandiosa son solo tres de los adjetivos que serás capaz de articular boquiabierto ante la Mezquita de Hassan II, el símbolo de la ciudad marroquí de Casablanca. Se trata de una de las visitas más sorprendentes de los alrededores, pero no muchos de sus visitantes conocen los detalles más curiosos de este lugar. Si quieres enterarte de todo antes de tu próximo viaje a Marruecos, sigue leyendo.

 

Su localización no es casual

Uno de los aspectos que más llama la atención de la mezquita es su increíble entorno. Suspendida sobre el mar, con las olas acompañando al edificio de color blanco impoluto se forma una estampa de lo más sorprendente. Hay teorías que aseguran que su localización está basada en uno de los textos sagrados del Corán, que hace referencia al “Trono de Alá que se alza sobre las aguas”. En la misma línea, hay quienes señalan que esta mención se encuentra más detallada en el Hadith, el segundo libro sagrado, de donde se extrae el siguiente fragmento: “Él dijo: En primer lugar, no había más que Alá, y (entonces Él creó Su Trono). Su trono estaba sobre el agua, y Él escribió todo en el libro (en el Cielo) y ha creado los cielos y la tierra”. En cualquier caso, su situación no es casual y el hecho de estar sobre el mar guarda un simbolismo más allá de la preciosa postal que dibuja.

Dimensiones épicas

Además de su localización, destacan sus impresionantes proporciones. Se trata de la segunda mezquita más grande del mundo, solo por detrás de La Meca.Para hacernos una idea, dentro de la Mezquita de Hassan II podría caber la catedral de Notre Dame. Su superficie ocupa unos 30.000 metros cuadrados en los que encontramos un enorme patio, una biblioteca y una escuela coránica; aunque, sin duda, su grandeza está en el interior, con 78 columnas que sostienen un gran techo de madera preparado para abrirse en verano y poder disfrutar del cielo desde dentro. La superficie destinada a la oración está diseñada para acoger a 20.000 personas, que se conmoverán con su majestuosa decoración de mármol, granito, elementos tallados en madera o azulejos; y su explanada a entre 80.000 y 85.000 visitantes.

Hicieron falta muchas manos para su construcción

Como se puede deducir, para levantar tal infraestructura, con todos sus complementos, hicieron falta muchas, muchas manos. Fueron más de 2.500 obreros y más de 10.00 artesanos marroquíes quienes se encargaron de darle forma a las diferentes secciones del lugar, a los ornamentos y a todos los detalles en granito, madera, mosaicos o mármol, entre otros.

Abre sus puertas a los no fieles

De las 100.000 personas que entran en la Mezquita de Hassan II, muchos de ellos pueden no ser musulmanes. Se trata de una de las dos únicas mezquitas de Marruecos abierta a no musulmanes, aunque las visitas solo se pueden realizar en inglés, francés o español. La segunda que permite las visitas es la Mezquita Tinmel, cerca de Marrakech y cuna de la dinastía almohade.

Láser para marcar el camino

No solo contenta con ser la segunda mezquita más grande del mundo, también es el edificio más alto con 210 metros de altura. Su minarete puede divisarse desde todos los puntos de la ciudad de Casablanca. Además, desde la parte más elevada de su torre, durante la noche, sale un rayo láser con dirección a La Meca, que se puede observar a varios kilómetros a la redonda.

Las últimas tecnologías a disposición de la fe

Gracias a que se trata de una de las mezquitas jóvenes de Marruecos, ha podido reforzarse con las últimas tecnologías para favorecer la convivencia de los fieles durante sus ratos de oración. Disfruta, por ejemplo, de resistencia a terremotos, techo corredizo automático, suelo con calefacción o puertas hidráulicas. Además, como ya hemos mencionado, la Mezquita de Hassan II complementa sus instalaciones con una escuela del Corán, diferentes salas de conferencias, una biblioteca, un parking subterráneo y diferentes hammans.

Entre las cinco mezquitas más bonitas del mundo

Todas las listas coinciden: la Mezquita de Hassan II es una de las más impresionantes del mundo. Fue muy criticada por sus medidas descomunales, pero pronto pasó a convertirse en el símbolo más visitado de la ciudad marroquí. Encontramos en Casablanca y la Mezquita de Hassan II uno de los edificios más auténticos del mundo.

 

 

¡No esperes más para conocer Marruecos!

Pincha aquí debajo ⬇️, descubre nuestros viajes y disfruta de todas las comodidades de la mano de Iberia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario