De Croacia a corbata

De Croacia a corbata
5 (100%) 1 vote

La corbata es un complemento cuyo uso y significado ha variado mucho a lo largo de la historia. Durante un tiempo fue utilizada por los hombres en situaciones como, reuniones de trabajo, bautizos o bodas, pero en la actualidad su protocolo se ha vuelto menos estricto. Es una prenda conocida en casi todo el mundo pero si preguntamos por su origen… ¿Sabrías respondernos? 

Las corbatas comenzaron siendo hace mucho tiempo un accesorio militar. Si analizamos ciertas obras y estructuras de arte antiguas como la tumba del emperador chino Chi Wan Ti (210 a. C) o algunas columnas romanas vemos que todos los soldados esculpidos llevan una porción de tela anudada al cuello. En Roma, este complemento tenía especial importancia dado que hablar en público era considerado un arte  y no protegerse el cuello suponía un riesgo para las cuerdas vocales. Así, los oradores, las mujeres, y personas con problemas de salud utilizaban el «focale» un “antepasado de la corbata”. Pero en su mayoría, este accesorio se utilizó durante mucho tiempo como un complemento bélico.

¿Cuándo y quiénes extendieron su uso?

En el siglo XVII algunos países de Europa se vieron involucrados en la Guerra de los 30 años, entre ellos Croacia. Las mujeres de los combatientes croatas habían adoptado la costumbre de atarles con un nudo concreto un pañuelo de color rojo al cuello cada vez que salían a combatir. Este ritual lo hacían en señal de amor, promesa y fidelidad que guardarían en su ausencia. Ellos por su parte tenían que volver a entregar la prenda a sus mujeres una vez regresados.


Esta guerra no fue una excepción y los  croatas partieron a Francia, cuna de la moda europea, con su peculiar complemento. Cuando el rey Luis XIV también conocido como el rey Sol , vio al ejército croata ofrecer su ayuda con esos pañuelos anudados en forma de rosa, quedó tan maravillado por el diseño que la introdujo como pieza del uniforme añadiendo la insignia real. Así se les comenzó a llamar el Royal Cravatte . La prenda comenzó a ser conocida, se extendió por todo el continente y la palabra evolucionó hasta convertirse en cravate en francés, Krawatte en alemán y corbata en nuestro idioma. En poco tiempo las clases más altas de Europa y también América vestían con orgullo la prenda y algunos diseñadores comenzaron a adornarla con detalles de encaje. Las ganas por poseer una eran tales que las clases sociales más pobres imitaban los modelos con materiales de menor calidad como el algodón. Para el siglo XIX, la corbata se había convertido en un complemento fundamental.

Hay una anécdota curiosa en la batalla de Waterloo… Napoleon Bonaparte siempre combatía con su corbata negra, sin motivo aparente se la quitó para este conflicto y curiosamente perdieron… ¿Sería este gesto responsable del resultado?

Como se puede ver en las fotos, las corbatas de esa época no tienen nada que ver con las de hoy en día ya que no aparecieron hasta un siglo más tarde. La idea del corte actual fue de Jesse Langsdorf en 1924 quien la ordenó patentar con el nombre de “resillo”. Como toda gran moda este complemento también sufrió una pequeña crisis. La corbata se relacionó durante un periodo como un símbolo burgués, clase social con unas ideas y filosofía muy marcadas, así que durante este tiempo fue rechazada por todo aquel que no pertenecía a la clase social. En los 80 su uso comenzó a normalizarse hasta día de hoy que la utilizamos en diversas situaciones. 

Homenaje al origen de la corbata

En el año 2008 el Parlamento Croata nombró el 18 de octubre, como el día de la corbata. Para ellos, la corbata es mas un símbolo de amor y compromiso que de guerra, por eso se sienten orgullosos de formar parte de su origen y es motivo de celebración. Durante esta semana en Zagreb se recuerda su origen con un cambio de guardia en la que desfilan 17 soldados con el uniforme de los Royal Cravattes. En el desfile también participan armero, trompetista, tambor y abanderado. Aprovechan la marcha para poder pasar por diferentes puntos culturales y turísticos: La Plaza de San Marcos, la plaza central Ban Jelačić y frente a la Catedral Metropolitana de Zagreb. El desfile no es el único homenaje que se convoca este día tan especial. Durante estos días, los monumentos de la ciudad como la estatua de Ban Jelacic son decorados con pañuelos. Además también se organizan exposiciones de arte, fiestas, y ventas de todo tipo de diseños de corbatas. 

¿Te han entrado ganas de conocer Croacia?

Pincha aquí ⬇️

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario