En el corazón del mar

Me encantan las historias poliédricas, esas que tienen mil flecos y que de forma misteriosa y aparentemente casual van convergiendo en un mismo tema. Surgen de repente, sin buscarlas y se van enlazando unas con otras. Me fascinan.

Ya os he contando en alguna ocasión mi pasión por el mundo de las ballenas, y sobre ellas va el asunto. Hace algo más de un mes estaba buscando un libro en mi biblioteca cuando de un estante se cayó el libro El desastre del Essex, hundido por una ballena, lo ojeé y recordé que se trataba de la historia real de lo que aconteció a un barco ballenero que fue atacado y hundido por la embestida de un tremendo cachalote en el año 1.821. Las penalidades que sufrieron  los supervivientes de este naufragio fueron tremendas. El escritor Melville se enteró del suceso y  reservó parte de la historia para escribir Moby Dick, uno de los más famosos libros de la literatura universal. Y sigo completando el puzzle.

A los pocos días, veo que han estrenado en los cines la película En el corazón del mar, dirigida por Ron Howard y basada también en la travesía del legendario ballenero Essex. Por supuesto, fui a verla, me pareció entretenida y aunque cuenta con algunas licencias creadas por el guionista a partir del hecho real de la travesía del ballenero, es una buena película de aventuras.

Comencé diciendo que me encantan las historias poliédricas, pues apenas dos días después de ver la película, un amigo, conocedor de mis gustos balleneros, me entregó un libro que acaba de publicarse, En el corazón del mar, escrito por Nathaniel Philbrick. Este autor norteamericano vive en la isla de Nantucket, la misma desde la que partió el Essex y es un gran especialista en este dramático suceso. El libro, a pesar de conocer el final de la historia, se lee como un relato épico lleno de suspense y emoción. Demasiadas casualidades en tan poco tiempo, nunca se sabe…

Y para terminar os recomiendo que si viajáis a Argentina no dejéis de visitar Península Valdés, una de las reservas naturales más importantes del mundo y un excelente lugar para practicar el avistamiento de ballenas en libertad. Entre Mayo y Diciembre, época de cría y apareamiento,  hay decenas de ballenas franca austral, esas cuyos ejemplares adultos miden más de 12 metros y pesan alrededor de 30 toneladas. Es toda una experiencia  salir en su busca en pequeñas lanchas y poder disfrutar de sus gráciles y lentos movimientos a escasos metros de nuestra embarcación. Pero no es sólo eso,  también podremos ver orcas, delfines, pingüinos, leones y elefantes marinos. Hay pocos lugares en el planeta donde poder disfrutar de forma tan sencilla y fácil de un espectáculo tan grandioso.

Deja un comentario