La magia de Jordania escondida en Petra

La magia de Jordania escondida en Petra
Puntúa este post:

Jordania es un país mágico; el tipo de país que no solo te mueres por conocer, también deseas volver una y otra vez. Sobre Petra se han escrito ríos de tinta; historias, cuentos, leyendas, investigaciones… Y a pesar de todo ello, nada nos prepara para lo que encontramos a nuestra llegada a este impactante e imponente lugar. Hoy, queremos compartir las curiosidades más sorprendentes de la Ciudad de Piedra. Sigue leyendo y enamórate de cada rincón de este lugar que te llevará directo y sin escalas a sentirte protagonista de Las Mil y Una Noches.

 

Excavada, no construida

Conocida como la ‘Ciudad de Piedra’, no debemos caer en el error de creer que está construida; la realidad es mucho más sorprendente: ¡está excavada! Se trata de un minucioso trabajo llevado a cabo por los nabateos para enterrar a uno de sus reyes, con 30 metros de ancho y 43 metros de alto. Una labor de ingeniería que da muestra del talento del pueblo nabateo y que le ha valido al conjunto monumental convertirse en un lugar único, especial y declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

El desfiladero Siq, su único acceso

La única manera de llegar a Petra es el desfiladero Siq, un estrecho cañón de, más o menos, un kilómetro de longitud y unos 80 metros de altura; que consigue que el simple hecho de pasear por él se convierta en una experiencia inolvidable; más aún si recordamos que el premio final es la impactante visión de Petra. Es importante saber que no se permite el acceso al desfiladero en ningún tipo de vehículo, aunque sí es posible recorrerlo a caballo o en carruaje.

Un 80% de Petra sigue oculta

Petra, imponente como nos la encontramos a nuestra llegada, no ha adquirido el sobrenombre de “la Ciudad Perdida” por casualidad; todavía hoy en día se ha rescatado únicamente un 20% de lo que se cree que Petra llegó a ser. Durante 12 siglos, los beduinos se encargaron de esconder y proteger el lugar, hasta que en 1812 un explorador suizo consiguió dar con ella. Desde entonces, los trabajos arqueológicos se han ido sucediendo en el tiempo y son conscientes de la gran parte que queda oculta de la ciudad de piedra. Las tormentas de arena, los terremotos y los accidentes naturales fueron ocultando el lugar, que, con el paso de los siglos, se ha convertido en la ciudad-mito más famosa y codiciada por todos los viajeros.

Fue el centro del comercio entre los países árabes y el Mediterráneo

En Petra se llegaron a cruzar hasta siete rutas de comercio con diferentes destinos. No se sabe a ciencia cierta cuándo se convirtió en el epicentro de comerciantes, pero se estima que sobre el año 312 a.C. los nabateos comenzaron a sacar partido del comercio y el flujo de caravanas que llegaba hasta su territorio. Primero, saqueaban a quienes llegaban hasta allí y más tarde pasaron a cobrar altísimas tasas y peajes desmedidos a los que cruzaban sus fronteras. Además, controlaban también las especias que llegaban en barco desde Somalia o India y el transporte de mirra e incienso. Petra servía como parada de descanso para los comerciantes, quienes encontraban en la capital del antiguo imperio alojamiento, comida y servicios antes de seguir con su ruta.

Está construida teniendo en cuenta sus registros astronómicos

Para construir la ciudad de Petra, los nabateos tuvieron muy en cuenta la astronomía; por eso, los principales edificios están orientados en base al solsticio y el Canopo, la estrella por la que se guiaban los antiguos mercaderes. Debido a esto, durante el solsticio de invierno, un momento clave en el ciclo anual, se produce un efecto de lo más sobrecogedor, cuando la luz se filtra por el Monasterio de Petra e ilumina el altar; a la vez que la silueta de la montaña dibuja la sombra de un león, animal sagrado.

Antigua necrópolis

Uno de los aspectos que durante los siglos han llamado la atención de los historiadores es la ausencia de viviendas en Petra. La conclusión a la que han llegado es que los nabateos vivían en jaimas -una especie de tiendas de campaña-. No ocurre lo mismo con las tumbas, que se encuentran en gran número y muy diferentes entre sí. Las más antiguas se estiman del siglo III a.C. y su tamaño y diseño varían dependiendo del nivel socioeconómico del fallecido. De esta forma, se pueden encontrar desde tumbas muy ornamentadas, conocidas como Tumbas Reales, o sencillísimas cuevas que cumplen la función de nichos. Normalmente, las tumbas se excavaban en la roca, se enyesaban y se pintaban y moldeaban. El paso del tiempo y las diferentes herencias arquitectónicas han ayudado a que en la necrópolis de Petra se encuentren influencias egipcias, romanas o mesopotámicas.

La magia de la noche

Sin duda, una de las experiencias más sorprendentes e inolvidables en Petra llega al caer la noche. El desfiladero Siq se convierte en un pasadizo alumbrado solo por pequeños farolillos que termina en la fachada de la antigua ciudad de Petra. Una visión que te dejará sin aliento. Este espectáculo se conoce como Petra by Night, dura dos horas y se puede disfrutar de cuentacuentos, música tradicional y un ambiente mágico sin igual. Eso sí, si quieres hacer fotos de este momento… ¡no olvides tu trípode!

 

¿Quieres conocer Jordania?
¡Tenemos una gran oportunidad esperándote!

Vuelo directo desde Vitoria

Traslados desde el País Vasco y Logroño

Pensión Completa

Hoteles 5*

Llegada a Amán y Salida por Aqaba

Noche en un campamento en el desierto

Parking gratuito en Foronda

 

Pincha aquí ⬇ y descubre todos los detalles 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario