La mejor ruta por la Selva Negra

La selva negra

Los paisajes de la Selva Negra, por su colorido y belleza, parecen sacados de un cuento infantil; no es de extrañar que los hermanos Grimm se inspiraran en ellos. Esta región de Alemania es conocida por la tranquilidad de sus pueblos y la densidad de sus bosques. Pero estos no son más que dos ejemplos de toda la magia que alberga, y que ahora puedes descubrir con las propuestas que te dejamos para una ruta por la Selva Negra. 

¿Dónde está la Selva Negra?

Localización Selva Negra

La Selva Negra es un macizo montañoso que abarca una extensión que supera los 11.000 km². Ubicado al suroeste de Alemania, en el estado de Baden-Wurtemberg, se caracteriza por la frondosidad de sus bosques. Es por ello que recibe el nombre de Selva Negra; cuando se contemplan desde la distancia, dan la impresión de ser de color negro en lugar de verde. 

Pero esta amplia región no solo cuenta con montañas cubiertas por bosques, como es el caso del pico Feldberg, de casi 1.500 metros de altitud. Allí también se encuentran más de 300 pueblos llenos de encanto, barrancos, valles, lagos y una infinidad de rincones que bien merece la pena descubrir en una ruta por la Selva Negra en Alemania. 

¿Qué ver y hacer en la selva negra?

Ahora que ya conoces dónde está la Selva Negra, es el momento de pasar a conocer sus encantos, ¡que no son pocos! No obstante, ten en cuenta que, por su ubicación, algunas rutas de senderismo se cierran en invierno. Pero esto no significa que en esta época no pueda realizarse un viaje a la Selva Negra, ¡al contrario! Este maravilloso lugar cambia de cara en cada estación, por lo que vayas cuando vayas, podrás disfrutar al máximo de su encanto. Si quieres conocer más, ¡a continuación te dejamos todas las actividades que podrás poner en práctica!

Esquiar durante el invierno

Uno de los planes más destacados en la ruta por la Selva Negra es la oportunidad de esquiar en los cientos de kilómetros que abarcan sus pistas de esquí. La más popular de todas es la de la montaña Feldberg, por ser, como dijimos, la más alta. Está situada en el centro del macizo, a tan solo una hora y media de Stuttgart y a unos 40 minutos de Friburgo. Desde el mirador de la torre panorámica, podrás divisar los Alpes Suizos y los Montes Vosgos de Francia. Se puede esquiar hasta principios de abril, ya que aquí la primavera tiene prisa por llegar y en esta época comienzan a asomar las flores primaverales. 

Esquí de fondo o raquetas

Dos alternativas interesantes al esquí tradicional son el esquí de fondo, que consiste en deslizarse por terrenos que son llanos, que tienen poca pendiente o que, de tenerla, tienen una longitud muy corta. Las rutas por la Selva Negra con raquetas equivale a hacer senderismo pero con ellas ajustadas a las botas de nieve, de manera que permitan avanzar con comodidad y rapidez por la nieve. 

Desde la misma estación de Feldberg salen algunas rutas. La ventaja que ofrecen ambos es que son aptos para toda la familia. Y en el caso de no tener experiencia, se imparten cursos tanto individuales como en grupo. 

Visita a Friburgo

Considerada como la capital, la ciudad que más sol recibe en toda Alemania no puede faltar en una ruta por la Selva Negra. Allí podrás visitar los coloridos mercadillos que alegran todas las mañanas de lunes a sábado, la catedral y los riachuelos de aguas transparentes que van cruzando todo el casco antiguo. 

Deportes acuáticos en sus lagos

Dentro de la Selva Negra podrás visitar también varios lagos. El Schluchsee es el de mayor tamaño, y allí se practican diferentes deportes acuáticos. Junto a este, te recomendamos visitar la ciudad balneario del mismo nombre, donde podrás recuperar la temperatura corporal en sus numerosos spas.

Otro lago destacado es el Titisee, a unos 25 km en dirección norte, que podrás recorrer en barca o contemplar desde las rutas de senderismo de la zona. En los meses más fríos, el lago se congela, y se utiliza para el patinaje sobre hielo. Y si quieres ver algo sorprendente, dirígete a Hochfirst; el trampolín natural para saltos de esquí más grande de todo el país. 

Gastronomía

¡Y cómo olvidar la gastronomía de esta región! El pastel de la Selva Negra es mundialmente conocido, y además de chocolate, lleva las cerezas típicas de esta zona, con un sabor algo agrio y de las que se obtiene el Kirsch o Kirschwasser; un destilado doble y transparente que se asemeja al Morello. Y si te gusta el vino, ¡los vinos badenses te sorprenderán!

tarta selva negra

Relojes de cuco

Una ruta por la Selva Negra un tanto peculiar es la que recorre los relojes de cuco de la región, que comenzaron a fabricarse en el s. XVIII. Se trata de una ruta circular de 320 km que atraviesa pueblos, museos y otros puntos de interés. El reloj más grande está en el tramo entre Triberg y Schönberg, de 15 m de altura. 

¡Ahora ya conoces todos los secretos de una ruta por la Selva Negra, puedes organizar tu viaje por estas fantásticas tierras alemanas de la mano de Azul Marino Viajes! ¿Te animas a descubrirla?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario