Croacia

Croacia puede presumir de tener algunas de las playas más impresionantes de Europa, de tener un paraíso de lagos y cascadas, de tener una ciudad amurallada, de haber dado nombre a los Dálmatas… y también, de haber creado las corbatas. Sigue leyendo para descubrir el curioso origen de esta prenda que hoy por hoy, no falta en ningún armario del mundo.

Elegancia y corbata se han convertido en sinónimos al ser una prenda indispensable en el traje de un hombre y en ocasiones, la llevan incluso las mujeres. De hecho, hay estudios que aseguran que existen 177.147 formas de hacerle el nudo a la corbata y su uso se ha extendido alrededor de todo el mundo. Sin embargo, el origen de este complemento hay que atribuírselo a los croatas que fueron pioneros en el uso de esta prenda.

Un beso, una caricia y…una corbata

Corría el siglo XVII cuando Francia, precisaba de soldados croatas para apoyar a Louis Xlll y a Richelieu en la guerra franco-española. Unos 6.000 soldados acudieron a la cita llevando consigo un complemento que encandilaría a los franceses.

A la hora de despedirse de sus novias en Croacia, éstas tenían por costumbre anudarles un pañuelo alrededor del cuello para protegerles del frío y como símbolo de cariño. Al llegar a Francia, esta forma tan peculiar de ponerse el pañuelo conquistó enseguida a sus nuevos anfitriones que comenzaron a llamarlo «Kravata» de croata y, de ahí, el origen de la palabra: corbata.

Como decimos, los croactas conquistaron a los franceses con «el pañuelo de su amada» y, durante el reinado de Luis XIV en 1650, la corbata se instaló en la corte, en el trono y en la alta burguesía como símbolo de elegancia, clase y distinción. Este atuendo que se originó entre soldados y gente humilde, acabó siendo un símbolo de la realeza francesa y poco a poco, fue extendiéndose hasta conquistar Europa.muralla

Curiosamente, la amante del Rey Luis XIV (Rey Sol), Madame de Lavalière, fue una entusiasta de la corbata y se esforzó por difundirlo al máximo inmortalizando y haciendo propio un tipo de nudo en concreto: el nudo de la lavaliera. Eso sí, todos aportaban su toque de distinción con puntillas, cintas de seda o bordados propios.

Los croatas, muy orgullosos de ser los precursores de la corbata, han convertido este invento en un símbolo nacional y, de hecho, el día 18 de Octubre de cada año celebran el Día de la Corbata. En 2003 entraron en el libro Guinnes de los récords con Kravata oko Arena, la corbata más grande del mundo con 808 metros de largo, 25 de ancho y en color rojo.

Del mundo a Croacia y de Croacia al centro del mundo

Además de la corbata, los croatas tienen otras particularidades que hacen de este país un lugar mágico. ¿Sabías que el centro del mundo está en Croacia? Ludbreg está considerado el punto medio del Planeta Tierra y así se puede ver en la placa que han colocado en el centro de este lugar y, donde los visitantes y turistas, aprovechan para inmortalizar el momento de su «viaje al centro de la Tierra».  Cada 1 de abril celebran el nacimiento de su patrona, Ludberga, quien, según cuenta la leyenda, atravesó al demonio con una estaca tan fuerte que llegó hasta el otro lado del mundo y definiendo el eje de la Tierra.

Otro de los símbolos de Croacia es su gran muralla. Rodea la ciudad de Ston y está considerada la más larga de Europa y la segunda del mundo, únicamente por detrás de la gran muralla china con sus 7 kilómetros de extensión.

Por último, Croacia representa un gran atractivo para muchos de sus lugareños y visitantes porque según cuentan, Marco Polo habría nacido en Croacia. Desde ahí y, más tarde, de Venecia, recorrió el mundo y fue uno de los primeros viajeros  que no sólo se dedicó a viajar sino que, «describió el mundo» a través de sus obras.

Estas son sólo algunas de las curiosidades sobre Croacia, de qué ha formado parte de su historia y de cómo ha llegado hoy a ser el país que es. Sin embargo, aún quedan otras muchas por descubrir, por ello, te animamos a que visites este impresionante lugar y conozcas por ti mismo los secretos que Croacia esconde.

Deja un comentario