Los 3 destinos más chocolateros

El chocolate, ése alimento que a tantos nos encanta y que dejó enamorada a las clases más altas de la sociedad hace mucho tiempo. Considerado en un principio como un manjar de lujo y percibido hoy en día perfecto para cualquier momento del día. Existen muchos motivos para coger un avión y conocer nuevos lugares, pero si hay algo que nos motiva de verdad es experimentar un sabor con su más pura esencia. Amantes del chocolate, estos son vuestros destinos

México

México ocupa el decimotercero lugar en el mundo en cuanto a la producción de cacao llegando a elaborar hasta 50 mil toneladas al año. 

Cuenta la leyenda que el dios Quetzalcoatl regaló al hombre el árbol del cacao cuyo nombre científico Theobroma Cacao quiere decir; alimento de dioses ya que aporta fuerza y energía.Del árbol del cacao nace el chocolate líquido que deriva de la palabra maya náhtl: Xocolatl. La receta original consistía en una mezcla de pasta, semilla de cacao, agua, hierbas y especias.

El primer europeo en probarlo fue Cristóbal Colón, los colonizadores lo adaptaron a su cultura, añadiendo el azúcar y la leche consiguiendo así un sabor más suave y similar al que conocemos hoy en día. Si tu pasión es el chocolate y viajas a México pásate por algunos de los tres estados que lo producen, Chiapas, Oaxaca y Tabasco donde podrás probar el chocolate más puro y con el verdadero sabor mexicano.  

Bélgica

¿Sabías que Bélgica es el país con más tiendas de chocolate por metro cuadrado del mundo? Cuando los conquistadores llegan a México deciden en primer lugar utilizar el cacao como moneda de cambio para obtener oro. Al  incorporar el azúcar a la receta se comenzó a expandir entre las clases más adineradas de Europa llegando así también al puerto Belga de Amberes. 

En 1860 Jean Neuhaus abrió con su cuñado farmacéutico una farmacia-pastelería en Bruselas. Es posible que el nombre suene extraño pero en aquel entonces los medicamentos tenían un sabor tan fuerte y amargo que lo ideal era mezclarlo con dulce. Seguramente, si eres un fanático del chocolate sabrás que aquí es donde nacieron los famosos pralinés; un bombón de chocolate mezclado con crema y frutos secos, el souvenir perfecto. 

Suiza

¡Y de Bélgica nos vamos a Suiza! En 1679 el alcalde Suizo volvía entusiasmado de Bélgica por haber probado su magnífico y tan demandado chocolate Belga. Maravillado por su sabor tuvo la idea de introducirlo en su país sin embargo a pesar de su potencial tardó bastantes años en arrancar. En 1819 se crea la primera fábrica de cacao cuya receta consistía en mezclarlo con habas.

Por supuesto todavía el chocolate era un producto de lujo que solo unos pocos podían permitirse. Sin embargo el momento más importante de la historia del chocolate en Suiza viene en 1875. Momento en el que se mezcla con leche y cuatro años más tarde, cuando Rudolphe Lindt tuvo la genial idea de fundirlo. En poco tiempo Suiza empezó abrir fabulosas chocolaterías que a día de hoy se han convertido en un auténtico éxito local y también turístico.

Como por ejemplo Sprüngli, en Zúrich, el Museo del Cioccolato Alprose,  la fábrica de Caille y hasta un tren que te lleva hasta la fábrica Cailler-Nestlé, en Broc.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario