Palabras de otros idiomas sin traducción

Palabras de otros idiomas sin traducción
5 (100%) 2 votes

Viajar nos permite abrir nuestra mente hacia nuevas costumbres, personas, estilos de vida y, sobre todo, idiomas. Porque si algo nos hace salir de nuestra zona de confort cuando viajamos es la necesidad de comunicarnos en lenguas que no siempre conocemos o dominamos. Cada una de ella tiene sus peculiaridades, sobre todo, en el vocabulario.

Por eso, hoy queremos compartir con vosotros los términos más curiosos de otros idiomas, aquellos a los que difícilmente se les encuentra una traducción literal. Para que no sufráis si en alguna de vuestras aventuras por el mundo se cruzan en vuestro camino. Sacad la libreta y tomad nota, que, ya sabéis: el conocimiento no ocupa lugar.

Ruso: “Toska”. Se trata de “un dolor profundo en el alma, que tiene que ver con el hastío vital y el aburrimiento”

Yagan, la lengua indígena de Tierra del Fuego, Argentina: “Mamihlapinatapei”. Habla de la mirada profunda que comparten dos personas que quieren empezar su historia de amor, pero no se atreven a dar el primer paso.

Indonesio: “Jayus”. Seguro que esta palabra vendría bien en más idiomas. Es ese chiste tan, tan malo que uno no puede evitar reírse.

Portugués: “Cafuné”. Una de las palabras con connotaciones más románticas: el acto de peinar a alguien con los dedos suavemente.

Danés: “Hyggelig”. En Dinamarca son expertos en todo lo relacionado con la felicidad y el bienestar, por eso, este término no podía ir en otra dirección. Significa algo así como “sentirse cómodo en un lugar acogedor”.

Japonés: “Gaman”. Habla de la determinación para afrontar los obstáculos en la vida, de persistir en el intento con paciencia y dignidad, incluso frente a aquellos desafíos que parecen insuperables.

Alemán: “Backpfeifengesicht”. Se conoce a los alemanes como personas concisas y concretas y con esta palabra lo confirman: se refiere a “la necesidad urgente de un puñetazo en la cara”.

Noruego: “Forelsket”. Hablar de amor, a veces, es complicado, pero los noruegos han encontrado un término para poner nombre a la euforia sentida en el primer enamoramiento.

Filipino: “Gigil”. Los filipinos han bautizado lo que nos ha pasado a todos en algún momento: “el impulso de pellizcar algo que es insoportablemente tierno.”

Tshiluba, la lengua del sudoeste del Congo: “Ilunga”. Es, quizá, la palabra intraducible por excelencia en esta lista. Habla de algo tan concreto como “una persona dispuesta a perdonar cualquier abuso contra él una primera vez, tolerarlo en una segunda ocasión, pero nunca si se repite una tercera”. Curioso, ¿no?

Griego: “Meraki”. Una de las palabras que harían falta en todos los idiomas: “Hacer algo con amor y creatividad, poniendo el alma en ello”.

Escocés: “Tartle”. Seguro, segurísimo, que alguna vez os ha pasado esto y habéis pensado lo útil que sería un término capaz de describir esta desagradable sensación. Se trata del momento incómodo de vacilación o pánico cuando estás presentando o saludando a alguien cuyo nombre no recuerdas.

Esloveno: “Vedriti”. Este curioso verbo sirve para representar la acción de cubrirse de la lluvia que los coches arrojan sobre los peatones en días tormentosos.

Sueco: “Gökotta”. Una de las palabras más poéticas de esta lista. Les da la posibilidad a los suecos de describir el acto de levantarse por la mañana con el propósito y las ganas de salir y escuchar los primeros cantos de los pájaros.

Hawaiano: “Pana Poʻo”. En Hawai tienen una palabra solo para definir el hecho de rascarse la cabeza mientras intentas recordar dónde has dejado la cartera, el móvil, las llaves o cualquier otro objeto de tu vida cotidiana. ¿Les pasará mucho?

 

Y por si creíais que el español se escapaba de esta lista, nada de eso. Nosotros también tenemos una palabra intraducible, algo tan corriente y placentero para nosotros como la sobremesa no tiene un equivalente literal en el resto de idiomas del mundo.

Algunas palabras pueden parecer raras, curiosas o incluso graciosas. No son más que la evidencia de que la diversidad de idiomas también refleja lo diferente que puede ser cada lugar del mundo, como la gastronomía o las tradiciones. Una vez más, viajar y descubrir la realidad más allá de nuestro entorno cercano, nos regala curiosidades únicas.

¿Tienes ganas de practicar las palabras que hemos descubierto?

Pincha aquí ⬇️ y elige ya tu próximo viaje

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario