Hoy en día la red está repleta de blogs viajeros, esta democratización a través de internet ha hecho que cualquiera que hace un viaje puede contárselo a otros. Conseguir vivir de eso es otra cosa, no es tan fácil, yo apenas conozco a media docena de personas que con grandes esfuerzos y sin estar apenas un minuto quietos consiguen vivir de esta actividad viajera. Hubo otros tiempos que viajar no era asequible para cualquiera, el turismo no era una poderosa industria. Los privilegiados y nuevos  ”Marco Polos“ que tenían la oportunidad de recorrer el mundo, lo contaban a su regreso, y por supuesto estas conferencias las cobraban y muy bien, Robert Leroy Ripley fue uno de ellos.

Nació en Estados Unidos en 1.890 y murió en 1.945. Conocí la historia de este curioso personaje hace unos cuantos años a través de un bonito libro que compré en una librería de segunda mano en Vancouver.

Robert L. Ripley era periodista, dibujante, caricaturista  y pronto se convirtió en un antropólogo aficionado. Viajó por todo el mundo y creó una sección periodista: “Aunque usted no lo crea”. Buscaba pequeñas historias raras e inusuales. De la multitud de viajes que realizó trajo innumerables y extraños objetos que con el tiempo se convirtieron en colección. Más de 20.000 fotos, más de 20.000 objetos y alrededor de 130.000 dibujos conforman esta curiosa colección diseminada por diferentes museos del mundo, con el curioso título “Aunque usted no lo crea”.

Obviamente algunas de sus historias están desfasadas pero es interesante conocer lo que en otros tiempos era curioso y desconocido.

Deja un comentario