La formación de los buceadores

Para practicar el buceo hace falta tener una formación que contribuya en primer lugar, a mitigar los riesgos inherentes a la práctica, facilitando el aprendizaje de las técnicas necesarias y adecuadas para bucear con seguridad que el buceador deberá desarrollar y consolidar mediante la práctica , y en segundo lugar para que el buceador entienda mejor el comportamiento dentro de un medio extraño, como es el agua, incluyendo tanto habilidades específicas, como la flotabilidad, la movilidad y la respiración, como el comportamiento ético de respeto al medio ambiente.

Podríamos dividir la formación en 2 niveles, el «practicante» para personas que solo quieren disfrutar de esta maravillosa experiencia, que incluirían el curso inicial de buceo en aguas abiertas, que permite bucear hasta 18 mts de profundidad, también llamado popularmente «el Open Water», el segundo curso básico «el Advancer»; que permitirá bucear hasta 30 metros de profundidad y hacer buceos nocturnos y, por último, el de rescate, dedicado específicamente a rescate y atención en caso de accidentes.

A partir de aquí comenzaría el nivel «profesional»; comenzando por el «Dive Master»; que es la primera etapa de la profesionalización que permitirá guiar grupos de buceadores en las inmersiones y dar clase de buceo (con supervisión de un instructor) y a partir de ahí un sin fin de cursos en diferentes ramas, desde Instructor de Instructores hasta la dirección de un Centro de buceo.

Todos los centros de buceo en el mundo están autorizados a impartir los cursos iniciales, así que el acceso a esta formación es accesible tanto en España como en tu próximo destino internacional de vacaciones, si tenéis alguna duda o estáis interesados en este tema no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario