Personajes anónimos ilustres

Personajes anónimos ilustres
Puntúa este post:

Hay países que una vez visitados nos dejan un calorcillo en el corazón y un fuerte anhelo por volver. Eso me ha pasado a mí con Myanmar, la antigua Birmania. Viaje allí por primera vez en 1988. Por aquella época, la dictadura militar que manejaba el país concedía a aquellos primeros viajeros occidentales que nos aventurábamos a recorrer la legendaria “Tierra Dorada“, un visado de estancia máxima de una semana. El pasado mes de febrero volví. Hoy conseguir el visado es mucho más fácil y también lo es viajar por el país, pero afortunadamente algo no ha cambiado con el paso de los años: la simpatía y buen rollo de sus habitantes sigue siendo uno de los mayores atractivos del país.   

Myanmar tiene lugares maravillosos de los que se ha escrito mucho, pero el país además de paisaje tiene paisanaje y hoy os contare sobre algunos ilustres personajes que conocí en mí último viaje.  

Me gusta visitar hoteles legendarios, esos que tienen personalidad y cuyas paredes esconden muchas historias. El Hotel Strand de Yangun es, sin duda, uno de ellos. Construido en arquitectura colonial británica en 1901, es considerado como uno de los más emblemáticos de Asia. Me alojé en él durante mi primer viaje, entonces era barato y estaba en un estado bastante decrépito. Ahora esta remodelado y es mucho más caro, por lo que me tuve que conformar con tomarme un par de tragos de ron Mandalay en su agradable Sarkies Bar. Al salir del mismo y antes de abandonar el hotel conocí a Aung, un amable empleado, que al decirle que me había alojado allí hacía muchos años aprovechó para contarme antiguas anécdotas del alojamiento; además, me permitió visitar su lujoso restaurante. Disfruté mucho con su amable y desinteresada conversación y confieso que me sentí rejuvenecido al recorrer de nuevo el mítico Hotel Strand. Habían pasado más de treinta años desde mi primera visita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario