Día Mundial del Árbol

Ayer jueves, 28 de junio, se celebro el Día Mundial del Árbol. Con esta declaración, la ONU pretende, entre otras cosas, concienciarnos de lo imprescindible que son para nuestra vida y la del planeta, ya que eliminan el dióxido de carbono. Quizás por eso, no es casualidad que cada día más personas conozcan el movimiento shinrin-yoku, que en japonés, literalmente significa “el arte de bañarnos en los bosques”. Con este movimiento, se nos recomienda el uso y disfrute de la naturaleza como terapia, para que, en estos tiempos de prisas, esta actividad nos sirva como antídoto al estrés y la ansiedad.

Según diferentes estudios médicos, disfrutar de la naturaleza en estado puro, de los cantos de los pájaros, del sonido del agua de los ríos o de las cascadas, del ruido que provocan nuestras pisadas al caminar sobre las hojas en el bosque o simplemente observar las caprichosas siluetas de las nubes produce un efecto muy positivo para nuestra salud.

El objetivo del shinrin-yoku es estar totalmente presente en nuestros paseos por la naturaleza dejando las distracciones de nuestra vida cotidiana fuera de nosotros durante unas horas. Por cierto, la editorial Planeta acaba de publicar un precioso libro escrito por Héctor Garcia y Francesc Miralles, ‘Shinrin Yoku. El arte japonés de los baños del bosque’. Se trata de una especie de manual con consejos muy sencillos y prácticos para que recuperemos, algo que quizás hayamos ido olvidando, el pleno disfrute de la naturaleza.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario