‘El Mar Sin Fin’

‘El Mar Sin Fin’
Puntúa este post:

De todos es sabido que durante siglos España poseyó un imperio donde no se ponía el sol, pero parece que nuestros vecinos portugueses no se quedaron atrás, y a finales del siglo XV emprendieron una extraordinaria aventura naval que llevó sus barcos hasta el lejano Oriente convirtiéndose en los amos del Océano Índico y del comercio de especias.         

El historiador inglés Roger Crowley nos narra en su excelente  libro, ‘El mar sin fin. Portugal y la forja del primer imperio global (1.483-1.515)‘ editado por Ático de los libros, un montón de anécdotas y hechos históricos para explicar cómo los portugueses se convirtieron en el primer imperio marítimo, mucho antes que los holandeses o los británicos.

Crear y consolidar aquel imperio no se hizo de una forma pacífica, todo lo contrario; los portugueses llegaron a aquellas lejanas tierras ansiosos de riquezas y con el firme propósito de hacerse en exclusiva con el muy rentable comercio de especias y eso solo lo pudieron conseguir empleando una violencia extrema.

Por este libro, que a pesar de ser un ensayo se lee como una apasionante novela de aventuras, desfilan intrépidos capitanes como Vasco de Gama, Cabral, Alfonso de Alburquerque y otros. Estos navegantes emprendían inciertos viajes no exentos de peligros, desde las aguas africanas hasta la India a bordo de sus pequeñas carabelas.    

Los portugueses no pretendían, debido a su escasez de tropas, conquistar grandes extensiones de tierras sino en controlar los puntos estratégicos marítimos donde construían fuertes defensivos, su violencia fue tal que en lugares tan paradisíacos como Goa, en la costa occidental de India, mataron tanta gente que los cocodrilos no daban a abasto con tanto alimento. En Diu, un precioso enclave situado en el estado de Gujarat, los portugueses llegaron a decorar las puertas de la ciudad con trozos desmembrados de sus defensores.  

Roger Crowley sabe llevarnos, gracias a sus conocimientos y a su particular forma de narrar, a lejanas geografías y a vernos inmersos sin movernos del sillón, en importantes aventuras.   

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario