Shaxi

Shaxi
Puntúa este post:

Cuando hablamos de la Ruta de la Seda, todos sabemos que nos referimos a una legendaria ruta que contaba con múltiples ramales y que unía China con Occidente. Las caravanas que circularon por ella sirvieron para intercambiar muchos productos en uno y otro sentido pero también fueron lugar de paso de ideas, religiones y culturas muy diferentes.

Si hablamos de la Ruta del té y los caballos quizás no la tengamos tan localizada y posiblemente ni siquiera habremos oído hablar de ella, pero también fue, y durante muchos siglos, una importante arteria comercial de más de 3.000 kilómetros que unía las tierras productoras de té de Yunnan con las tierras altas tibetanas donde se encontraban unos pequeños pero resistentes caballos. Una de las localidades por las que pasaban las caravanas y donde se celebraba, y se sigue haciendo, un importante mercado semanal era Shaxi.

Esta pequeña localidad de Yunnan es una autentica joya. Pasear por sus calles es como dar un salto por el túnel del tiempo. Hay todavía muchas casas construidas con adobe, calles pavimentadas con losas de piedra y canales de agua, una preciosa plaza con pequeñas tiendas y terrazas, un teatro donde se celebran las representaciones al aire libre desde hace siglos, un antiguo templo budista, un precioso y coqueto puente por donde entraban y salían las caravanas y que hoy sirve como punto de partida para darse un agradable paseo alrededor del río y numerosos rincones escondidos que esperan ser descubiertos por viajeros curiosos que disfrutan de lugares sencillos y sin aglomeraciones ni turistas.

Callejear y detenerse a cada paso para observar pequeños detalles, relajarse y soñar con tiempos pasados han hecho de Shaxi uno de los secretos mejor guardados de China.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario