Viajar para contarlo

Viajar para contarlo
Puntúa este post:

Desde la Antigüedad el hecho de partir de viaje y al regreso contar las 1001 vicisitudes acontecidas durante el periplo se convirtió en algo habitual. La forma de hacerlo ha ido cambiado con el transcurso de los años. Desde los relatos orales al calor del fuego que cautivaban a los oyentes, hasta las crónicas escritas con todo lujo de detalles, desde la fotografía o documentales a la inmediatez de las redes sociales donde a menudo las “batallitas viajeras“ se viven casi en tiempo real, todo vale para contar un viaje, incluso y de eso va hoy este texto, de los cuadernos de viaje. Por eso os recomiendo el número 9 del magazine Altair, titulado, Cultura viajera y crónica periodística para ir más lejos.  

En este interesante libro van desfilando diferentes autores para ir creando un puzzle de 14 viajes reales dibujados, crónicas ilustradas o periodismo en viñetas. Con ellos recorreremos Nicaragua, Patagonia, Nueva York, Irak, México, Florencia, Australia, Rusia, Líbano, Berlin, Guinea Ecuatorial y Sudán del Sur.

Sin duda un buen libro para ser leído  y también para disfrutarlo con la vista, para viajar a territorios lejanos a través de sus páginas y que nos va mostrando que hay multitud de formas de contar y expresar nuestra travesías.          

Por eso me quedo con esa frase de Jean Cocteau que figura en el libro: “No me gustaría que me sorprendiesen escribiendo. Siempre he dibujado. Escribir, para mi, es dibujar. Anudar las líneas de forma que se vuelvan escritura o desatarlas  de forma que la escritura se convierta en dibujo”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario