Costa Rica: cómo es visitar un volcán activo

Costa Rica es un destino apasionante que se caracteriza por una naturaleza indomable y sus tan personales volcanes. Uno de ellos acoge el Parque Nacional Rincón de la Vieja, lugar sobrecogedor donde los haya, gracias a su variedad de ecosistemas. En este mismo podemos disfrutar de diferentes paisajes, como bosques tropicales o zonas montañosas, entre otros. La flora y la fauna más exótica de Costa Rica se encuentran aquí. Por ello, hoy queremos acercaros un poco más a Rincón de la Vieja. Sigue leyendo y descubre cómo es vivir junto a un volcán activo.

Dos zonas bien diferenciadas

El Parque Nacional Rincón de la Vieja está dividido en dos sectores: Las Pailas y Santa María. El primero, es donde se concentra la actividad volcánica del parque y el segundo es una de las mayores haciendas de la zona. Como ya hemos adelantado, el volcán que da nombre al conjunto se mantiene activo a día de hoy. Nos atreveríamos a decir que está muy vivo, tal y como ha demostrado con sus últimas erupciones. Pero no solo eso, Rincón de la Vieja tiene espacio para 32 ríos, lagunas termales, arroyos y multitud de sorprendentes especies de fauna y flora. Además de los increíbles paisajes, los visitantes se quedan atrapados por la misteriosa historia que envuelve la zona. Se dice que vivió en ella la princesa indígena Curubanda, une hechicera que ofrecía remedios de medicina natural a quienes llegaban a lo más alto del volcán.

Quizá la zona más llamativa para los viajeros que llegan hasta el Parque Nacional Rincón de la Vieja sea en la que se encuentran las fumarolas de agua mineromedicinal. Se trata de pequeños depósitos de agua que se calientan con la actividad del volcán y expulsan barro a borbotones. Una oportunidad única para darnos un baño rodeados de preciosa vegetación. Por el camino, además, iremos descubriendo preciosas cascadas, lagunas de agua dulce y arroyos. La parte favorita de los viajeros la encontramos a la llegada a la cascada Oropéndola, en cuya caída crea una poza de color turquesa en la que darse un buen chapuzón y las lagunas termales de río Negro, con sus diez piscinas naturales. Cuentan los rumores populares que el agua de este lugar tiene efectos rejuvenecedores. Aunque no fuera así, poco lugares merecen un chapuzón tanto como el Parque Nacional Rincón de la Vieja.

Una gran caminata con vistas increíbles

Cuentan los locales que en Costa Rica hay multitud de parques nacionales, pero ninguno como Rincón de la Vieja. La caminata que nos lleva hasta allí tiene como recompensa las impresionantes vistas de la Península de Nicoya y el Lago Nicaragua, además de el Lago de los Jilgueros y casi todo Costa Rica; estos dos últimos siempre y cuando el cielo se mantenga despejado.

Además de los paisajes, por el camino descubrirás sus exóticas fauna y flora, con diferentes especies de monos, perezosos, jaguares… Y, sobre todo, sus aves; como los pequeños tucanes color esmeralda o los loros, que vigilarán tu paseo desde el cielo. Una experiencia única para vivir la naturaleza en toda su plenitud.

Costa Rica es uno de los destinos con la naturaleza más impresionante del mundo. Sus numerosos parques naturales y reservas nacionales lo hacen único y auténtico; pero todos los visitantes coinciden en que no hay otro como el Parque Nacional Rincón de la Vieja. Será imposible que saques de tu memoria la sensación de vagar en plena naturaleza.

 

 

Pincha aquí debajo ⬇️, descubre nuestros viajes a Costa Rica y disfruta de todas las comodidades de la mano de Iberia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario