Las mejores ciudades de Europa para montar en bici

Uno de nuestros medios de transporte favoritos celebraba su día internacional esta semana: la bicicleta. ¿Hay algo mejor que conocer el mundo mientras pedaleas por las calles y callejuelas más o menos estrechas de tus ciudades favoritas? El viento en la cara, la sensación de libertad, lo reconfortante de estar colaborando por un planeta más sostenible y una vida más activa… ¡Todo son ventajas! Por eso, a nosotros que en cada uno de nuestros viajes nos gusta echar mano de nuestra compañera de dos ruedas, no se nos ocurría nada mejor que recomendaros nuestra lista de ciudades favoritas de Europa en bici. Si este verano tienes previsto recorrer el Viejo Continente, sigue leyendo.

Copenhague

La capital danesa no se conforma con el título de “Ciudad más feliz del mundo”, también va en cabeza en la lista de capitales europeas para recorrer en bici. Durante varios años ha sido elegida favorita de los ciclistas. Esto se debe a las grandes facilidades para que encontramos en la ciudad para este medio de transporte. Vías, rutas, senderos… ¡hay más de 390 kilómetros habilitados para el transporte en bicicleta! Así no es de extrañar que incluso en invierno casi un 80% de los habitantes de Copenhague las elijan para moverse por la ciudad. Y no solo ocurre en la capital, en el resto de Dinamarca disfrutan de más de 12000 kilómetros de vías ciclistas señalizadas. Por todo ello, elegir la bici en esta ciudad no solo te ayudará a moverte más cómodamente, también te acercará mucho a la cultura y el día a día de Dinamarca.

 

Amsterdam

Amsterdam es una de las ciudades que se nos viene directamente a la cabeza cuando hablamos sobre visitas en bicicleta; y no es para menos, ya que el 50% de su tráfico se registra sobre dos ruedas. Se trata de una ciudad con cientos de posibilidades, por lo que disfrutarla en bicicleta te hará ahorrar mucho tiempo en traslados, ya que algunos de sus atractivos se encuentran en la periferia, como el castillo Muiderslot, la ciudad amurallada o el lago de Naarden. Además, ¿te imaginas algo más romántico dis conocer los famosos molinos holandeses y sus infinitos campos de tulipanes en una ruta en bicicleta junto a tu pareja?

 

Utrecht

Dentro de Holanda, el afán por las bicicletas no se queda solo en Amsterdam, el resto del país también mantiene una fuerte tradición de traslados a dos ruedas. Entre los kilómetros y kilómetros de carriles bici que se cruzan en Holanda, en Utrecht se encuentra el primero que se creó en este país, allá por el año 1885. Gracias a su orografía llana y sus distancias asequibles, en esta segunda ciudad holandesa también encontramos un gran destino en el que movernos en nuestro transporte favorito. Utrecht cuenta con cinco carriles bici que recorren los puntos más emblemáticos de la ciudad, por lo que podrás desplazarte por ella sin más preocupaciones. Además, desde 2017 también acogen el parking de bicicletas más grande del mundo.

 

Estrasburgo

Estrasburgo posee un casco histórico digno de visitar por cualquier vía, ya declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; pero, además, es una de las ciudades francesas más recomendadas para el transporte en bici. Está unida con el país vecino por la conocida ruta franco-alemana, que recorre 85 kilómetros a las afueras de la capital de Alsacia. Además, gran parte del centro de Estrasburgo mantiene cerrada la circulación a los coches, por lo que se puede recorrer en bici sin peligro de accidentes. La ruta más frecuentada es la que comienza en el Parque de la República y llega hasta el puerto. Sin duda, una gran opción para los amantes del turismo a dos ruedas.

 

Berlín

La capital alemana es otro de los grandes ejemplos europeos para disfrutar de la bicicleta. Por toda la ciudad encontraremos opciones diferentes para alquilar nuestra bicicleta y multitud de parkings en los que estacionarla mientras disfrutamos de cerca de sus lugares más emblemáticos. Gracias a sus kilómetros y kilómetros de carril bici, el día a día de los habitantes de Berlín pasa por coger la bicicleta. Si lo que quieres es hacer turismo, no hay mejor ruta que la que parte desde la Puerta de Brandemburgo y recorre el Tiergarten. Los amplios espacios verdes de este rincón de Berlín serán el escenario perfecto para disfrutar de los pedales.

 

Viena

Viena, además de ser una ciudad estupenda para recorrer con tu bicicleta, es el punto final de uno de los recorridos más transitados por los ciclistas en Austria, por lo que en la capital se dan cita muchos asiduos a este transporte. Con Passau como pistoletazo de salida, recorren 325 kilómetros en los que se bordea el Danubio, y llegan a Viena. La capital, al igual que todo el sendero desde Passau, se encuentra perfectamente señalizada y equipada con carriles bici y facilidades para los ciclistas, como alojamientos específicos u otros medios de transporte, como el tren o el ferry, adaptados a las necesidades.

 

Amberes

Los paisajes de Bélgica son perfectos para visitar a dos ruedas. En el caso de Amberes, nos encontramos con una ciudad de dimensiones accesibles y muy pensada para el transporte en bici. Cuenta con una red de caminos para bicicletas de lo más completo y numerosos recorridos organizados por el propio Ayuntamiento de la ciudad. Uno de ellos recorre todos los puntos emblemáticos de Amberes, como la Catedral, la Estación Central o el puerto, entre otros. Todo ello sumado a sus accesibles tarifas en alquiler de bicicletas, que convierten esta opción en la más atractiva para hacer turismo por la ciudad.

 

Fuera de Europa también encontramos muchas ciudades que disfrutarán especialmente los viajeros amantes de la bicicleta: Buenos Aires, Minneapolis, Tokio… ¡Puedes descubrir el mundo desde tu bicicleta! 🚲

Pincha aquí ⬇ y elige tu próximo destino

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario