La primera mujer piloto en dar la vuelta al mundo

Con el 8 de marzo a la vuelta de la esquina, no podemos dejar escapar la oportunidad de memorar esas mujeres aventureras que cambiaron nuestra historia. Hoy recordamos a Amelia Earhart, la primera mujer en intentar dar la vuelta al mundo en avioneta. 

Tras la dura niñez que tuvo la pequeña Amelia, finalmente se asentó en Chicago junto con su hermana y su madre. Años más tarde, durante la Primera Guerra Mundial, Amelia se prestó al igual que su hermana a ser voluntaria en los labores de enfermería para los heridos de la guerra. Convirtiéndose en estos momentos, el punto de inflexión de su vida, donde empezó su curiosidad por la aviación. 

Al poco después de que llegase de nuevo a su ciudad natal, comenzó sus primeras clases de aviación con Neta Snook, mujer pionera en el mundo de la aviación. Durante este tiempo, Amelia, sufrió diferentes accidente a causa de la poca fiabilidad de los motores de esa época. Además, su instructora no daba ni un duro por ella, una mera opinión que no hizo que sus ganas por aprender y ser mejor piloto se detuvieran. 

Por ello, en el año 1922 consiguió su primer récord de altitud, alcanzando los  4.267 metros de altura. Este fue el momento, en el que comenzó a despegar su fama (nunca mejor dicho). 

 

El cambio en su vida

Años de duro trabajo hizo que consiguiera el puesto que le cambiaría la vida. En el año 1928 el famoso capitán H.H Railey, le ofreció ser la primera mujer en cruzar el Océano Atlántico. El dato curioso fue, que un estadounidense se había comprado un aeronave y quería que alguien lo condujese hasta el otro continente. 

El día 3 de junio del 1928 salió junto con sus acompañantes de la base camino a Nueva Escocia, en una avioneta Amelia-Earhartbautizada como “friendship”. Finalmente, llegaron al sur de Gales y no a Irlanda como estaba planeado desde el principio. Gracias a este vuelo, la fama de Amelia comenzó a notarse a lo largo y ancho del mundo, motivo por el que comenzó a dar charlas y conferencias en relación con el mundo de la mujer y la aviación. 

En el año 1932 realizó con éxito su primer viaje en solitario desde Terranova (EEUU) hasta Inglaterra. Debido a esta hazaña, consiguió convertirse en la primera mujer en hacer un vuelo en solitario atravesando el Océano Atlántico y con el récord de menor tiempo en conseguirlo.

El gran viaje

Gracias a la fortaleza, al trabajo y a su ganas de luchar por lo que quería en su vida, en el año 1935 comenzó a preparar el viaje que cambiaría su vida por completo, dar la vuelta al mundo en aeronave. 

En la la primera etapa, sobrevolaron 3 tripulantes y ella hasta la isla de Hawai. Al despegue, se dieron cuenta que la aeronave tenía problemas. Teniendo que regresar al punto de origen para resolver los daños. Una vez resueltos los daños, comienzan el vuelo de nuevo, esta vez solo con Amelia y un acompañante. 

amelia earhart

El recorrido fue el siguiente: Salida desde Miami- Puerto Rico-Venezuela-África-Mar Rojo- Pakistán- India- Birmania-Bangkok- Singapur- Indonesia

En la Isla de Java, Bali, tuvieron un pequeño percance que hizo ralentizar un poco más su ruta, en este mismo destino, dejaron los paracaídas, puesto que, Amelia aseguró que ya no iba a necesitar de ellos para continuar su viaje. Lo cierto es que, el día 3 de julio fue la última vez que se tuvo contacto con la aeronave. Se cree que se estrelló en el mar cerca de la Isla de Howland, Indonesia. 

En cuanto perdieron la comunicación con la aeronave, el presidente de los Estados Unidos, en aquel entonces era Roosevelt ordenó la búsqueda de los dos pilotos, sin encontrar rastro de ellos. De esta manera, se dio por finalizada una de las historias más agridulces de la historia.

Amelia, a pesar de encontrarse en un mundo de hombres, nunca dejó de luchar. 

En una de las cartas que solía enviar, escribió:

«Por favor debes saber que soy consciente de los peligros, quiero hacerlo porque lo deseo. Las mujeres deben intentar hacer cosas como lo han hecho los hombres. Cuando ellos fallaron sus intentos deben ser un reto para otros».

Sin lugar a dudas, Amelia es un ejemplo a seguir a la hora de luchar por nuestros sueños y metas.

 

Nosotro/as no podremos ser las primero/as en dar la vuelta al mundo, 

pero sí los primeros en escoger el próximo destino

para las vacaciones

👇Encuentra aquí tu próximo destino👇

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario