Por qué deberías visitar Guatemala ya mismo

Por qué deberías visitar Guatemala ya mismo
Puntúa este post:

Entre las muchas posibilidades que ofrece el mundo, hay un destino que muy a menudo pasa desapercibido para los viajeros: Guatemala. Su nombre significa, según sus antiguas culturas, “tierra de árboles”; lo que ya nos deja intuir que nos encontraremos con un país verde y natural. ¿No conoces Guatemala y quieres saber lo que te estás perdiendo? Sigue leyendo todos los motivos por los que deberías visitar Guatemala ya mismo.

 

Parque Arqueológico Tikal

Situado en el municipio guatemalteco de Petén, encontramos el Parque Arqueológico de Tikal; una visita obligada a los orígenes de la cultura maya. Estas antiguas construcciones, que se consideran la cuna del extinto mundo maya, fueron abandonadas hace más de mil años; momento en el que empezaron a cubrirse de vegetación, hasta quedar totalmente ocultas. Por este motivo, hoy en día, es el lugar excavado más grande de toda América.

Se trata de una visita ineludible en Guatemala; un viaje en el tiempo que te sorprenderá, tras el que no tendrás duda de los motivos que han llevado a declarar el Parque Arqueológico de Tikal como Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979. Más de 500 kilómetros cuadrados de selva y construcciones mayas de entre 45 y 70 metros de altura que dan forma al corazón del mundo maya.

Antigua Guatemala

Antigua Guatemala es la ciudad colonial por excelencia, uno de los municipios más bonitos y sorprendentes del continente, donde los viajeros suelen llegar sin demasiadas expectativas, pero abandonan con una nueva y renovada visión. No en vano, hace tiempo pasó a engrosar la lista de Patrimonio Cultural de la UNESCO.  

Antigua Guatemala se construyó de manos de los españoles coloniales con el objetivo de convertirse en la capital del Reino de Guatemala, que en ese momento ocupaba los territorios de Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Nicaragua. Su laberinto de calles está repleto de pequeñas casas de colores de uno o dos pisos, decoradas con flores de temporada, que le dan un aspecto de lo más auténtico. Como punto neurálgico de la ciudad, se encuentra el Parque Central, donde se sitúan los edificios más importantes y representativos.

La construcción de lo que es ahora Antigua Guatemala comenzó en 1543, bajo el nombre de Santiago de los Caballeros de Guatemala. En seguida se convirtió en una de las ciudades más importantes del país, donde se levantaron algunos de los edificios más bonitos del barroco en América. Por desgracia, en 1773, dos terremotos dejaron la ciudad con importantes destrozos, motivo por el que la capitalidad del país pasó a Nueva Guatemala de la Asunción.

Antigua Guatemala es preciosa todo el año, pero el principal momento de afluencia de turistas se da durante las vacaciones de Semana Santa, ya que es la época del año en la que se llevan a cabo más actos en la ciudad. Guatemala vive con gran emoción estas fechas festivas y consigue que los visitantes se empapen de su devoción.  

 

Lago Atitlán

Considerado por los viajeros como uno de los lagos más bellos del mundo, el lago Atitlán se encuentra a unos 144 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, en el municipio de Sololá. Nada más llegar, te sorprenderá por su inmensidad, sus vistas y un ambiente increíble, rodeado de tres majestuosos volcanes: Atitlán, Tolimán y San Pedro. Sin duda, uno de los atractivos naturales más increíbles del Guatemala.

Además de un hermoso paisaje donde los haya, el lago Atitlán también es un importante paraje cultural. Reúne a 12 de los pueblos mayas más antiguos de la actualidad, quienes creen que el lago es un lugar sagrado en el que se encuentra el punto de la tierra que conecta con el inframundo. Estos habitantes del lago, mayas puros, forman parte de las etnias tz’utujil, quiché y kaqchiquel.

Una de las actividades favoritas de los visitantes que llegan al lago Atitlán es dar un paseo en barca y visitar alguno de los pueblitos que se encuentran más cercanos a la orilla. Se trata de una ruta de cuatro horas que finaliza a los pies del volcán San Pedro.

 

Mercado de Chichicastenango

Este mercado de nombre casi impronunciable para quien lo visita por primera vez es uno de los puntos más curiosos y vivos de Guatemala. En la región montañosa de Quiché encontramos cada jueves y cada domingo un despliegue de artesanos y comerciantes lleno de colores hasta el atardecer. El lugar perfecto para comprar artesanía, telas, frutas, verduras, carnes e incluso películas antiguas. También es muy habitual cruzarse con las personas que entran a misa, ya que la iglesia del pueblo se sitúa en la entrada del mercado.

Cerca del mercado, se encuentra el cementerio de Chichicastenango. Normalmente, no es una grata sensación visitar un cementerio, pero, en este caso, se convertirá en un lugar de paso de lo más peculiar. Las tumbas están pintadas de tonos de lo más llamativos, siguiendo las antiguas supersticiones mayas; lo que deja a la vista un pequeño cerro repleto de tumbas de colores fluor, que dependen de la edad, la clase social o el sexo del fallecido.

 

Semuc Champey

Semuc Champey es un enorme parque, situado en el territorio de Verapaces, que fue declarado Monumento Nacional en 2005 y donde encontramos frondosos bosques, cascadas y numerosas especies de flora y fauna. Semuc Champey guarda una belleza natural única que se muestra en forma de río escondido entre las rocas y que deja a su paso pozas de agua cristalina en las que nadar y disfrutar de las vistas.

Además, en Verapaces se pueden recorrer cuevas, como la de Lankin o Candelaria, o disfrutar de la villa ecológica Río Sachichá, un lugar que atrae a multitud de turistas, sobre todo familias, donde disfrutar de piscinas naturales, áreas de juego o zonas de picnic. Un rincón de Guatemala pensado para el descanso.

Livingston y Playa Blanca

Llegamos a la zona más puramente turística de Guatemala y no por ello, ni por ocupar el último lugar de esta lista, es menos atractiva que el resto del país. Encontraremos un paraíso a nuestros pies y hasta donde se pierde la vista. Livingstone es uno de los lugares costeros preferidos por los viajeros, que descubren a su paso playas de aguas cristalinas, arena blanca, incluso selva, en el precioso cañón de Río Dulce, donde se pueden disfrutar de numerosas especies de aves tropicales.

Desde Livingston, a una hora en lancha, llegamos a Playa Blanca, el colofón final perfecto en Guatemala. Se trata de un área protegida en la que descubrimos una preciosa playa tropical y virgen, donde está prohibido construir, por lo que se mantiene intacta, con tan solo un hotel de una única habitación.

 

 

¡No esperes más para conocer Guatemala!

Pincha aquí debajo ⬇️, descubre nuestros viajes y disfruta de todas las comodidades de la mano de Iberia

Iberia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario