8 razones para viajar a Sudáfrica

1. Destino de aventura

Sudáfrica es uno de los principales destinos de aventura del mundo. Aquí puedes mirar a los ojos al majestuoso gran tiburón blanco en una impresionante experiencia de buceo en jaula o aventurarte en alguno de sus famosos ríos, sintiendo una inyección de adrenalina haciendo rafting en aguas rápidas. Puedes hacer puenting desde el puente comercial más alto del mundo, recorrer un Parque Nacional en globo aerostático, hacer senderismo en las exigentes y famosas rutas de las cascadas de Tsitsikama, pasear en velero por la costa, etc.
Sudáfrica es un lugar para disfrutar y divertirse al máximo al aire libre.

2. Vida silvestre intacta

Contemplar un majestuoso león descansando a la sombra o una manada de elefantes que cruza un camino para llegar al abrevadero, es un momento increíble e inspirador. En las vastas extensiones de vida silvestre de Sudáfrica comienza el viaje para adentrarse en el alma de África. No podrás describir la sensación de oír por primera vez el lejano rugido de un león, la risa de la hiena por las noches o el canto de miles de cigarras al mediodía. Y las sensaciones van en aumento cuando observas un leopardo oculto en un árbol o sientes la vibración del suelo porque una manada de elefantes gigantes se cruza frente a ti. Esto solo pasa en Sudáfrica.

3. Cultura dinámica

Con 11 idiomas oficiales, Sudáfrica es un punto de encuentro de culturas. Es aquí donde comenzó la historia del hombre en la tierra por primera vez, hace nada menos que cuatro millones de años. Cuna de la Humanidad, Sudáfrica se posiciona hoy como una evidencia humilde de los primeros orígenes de los humanos modernos, que vivieron y evolucionaron aquí, en la punta del continente antes de esparcirse al resto del mundo. Aquí es donde todo comenzó. Hoy en día nuestras raíces más ancestrales han evolucionado para convertir este país en una increíble mezcla de culturas modernas.
Estar en Sudáfrica es sentirse parte de una historia que se remonta al comienzo de nuestra humanidad compartida.

4. Su gente

Con sonrisas en sus rostros y la cultura en su corazón, el mayor tesoro de Sudáfrica es su gente. Cada ciudad sudafricana tiene su propia y única historia que contar, y la mejor gente para contar esas historias son los propios lugareños, que recomiendan amablemente los lugares, experiencias y secretos mejor guardados. 

5. Imponentes paisajes

Horizontes interminables, valles profundos, montañas elevadas y acantilados sobre océanos infinitos. Un viaje por Sudáfrica incluye las arenas rojizas del Kalahari, las dunas «rugientes» de arena blanca de la Reserva Natural Witsand, la garganta de las cataratas de Augrabies, el bosque de Tsitsikamma, la icónica Montaña de la Mesa, etc.

6. Vibrantes ciudades

Desde la calma serenidad de los tragos junto al mar al atardecer en Ciudad del Cabo hasta la interminable energía de un club nocturno en Johannesburgo, las ciudades de Sudáfrica vibran al compás del alma de una nación. Siente la verdadera energía urbana de Sudáfrica envuelta en color, sabor y alma locales. Cada ciudad sudafricana tiene su propio encanto.

7. Costa bañada por el sol

Sudáfrica ha sido bendecida con más de 2.500 km de costa bañada por dos océanos y rebosantes de vida marina: delfines, ballenas francas, tortugas cabezonas, pingüinos, etc. 

Playas infinitas de arena dorada donde relajarse o donde disfrutar la intensa vida de la costa y sus deportes.

8. Experiencias múltiples

Sudáfrica está plagada de lugares por descubrir y experiencias por sentir. La Ruta Jardín es una mezcla de modernos campos de golf, bosques antiguos, comunidades aisladas de artistas, fincas de retiro, modernos centros comerciales, centros de arte, refugios de montaña y vacaciones en playa. La Ruta Panorama, en cambio, ofrece impresionantes vistas, cascadas para bañarse, la compañía de águilas sobrevolando y una rica historia. 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario