Las cuatro Ciudades Imperiales de Marruecos

Marrakech

Realizar un circuito por las Ciudades Imperiales de Marruecos es una de las mejores maneras de conocer las maravillas que esconde este precioso país del norte de África. Todas y cada una de ellas tienen su propio atractivo, por lo que ninguna te dejará indiferente. Comienza tu aventura por la cultura de las mezquitas, las medersas y los palacios árabes. ¿Estás preparado?

Una ruta imperial por Marruecos

Hacer turismo por Marruecos implica conocer las Ciudades Imperiales reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Estamos hablando de las laberínticas medinas tras las cuales se encuentran exóticas ciudades llenas de vida y sensaciones peculiares. Son, en definitiva, las cuatro ciudades más importantes de todo Marruecos. 

Rabat

Rabat, conocida como “la Ciudad de los Jardines”, es la capital de Marruecos. Aquí es donde se realiza toda la vida institucional y política del país. Esta ciudad imperial se encuentra ubicada en la costa atlántica, muy cerca de Casablanca. Uno de los lugares más cinematográficos y románticos de todo el mundo. Lo cierto es que merece la pena pasar al menos un día descubriendo las calles de la Medina, así como sus monumentos más importantes. Como, por ejemplo, la Torre Hassan, la Fortaleza o la Kasbah, la Necrópolis de Chellah o el Mausoleo de Mohamed V. 

En Rabat tiene lugar una curiosa mezcla de pasado y modernidad. Esto la ha convertido en una de las urbes más dinámicas y mercantiles del país. Puedes empezar tu recorrido por la Kasbah de los Oudayas. Una ciudadela que acoge a unas de las zonas más bonitas y llamativas de la capital. A lo largo de tu paseo, verás cómo estrechas callejuelas se abren ante ti para dejar paso a hermosas fachadas de color blanco y azul klein, así como a jardínes de herencia francesa y andalusí. A tan solo 10 minutos de aquí se encuentra la Medina de Rabat. Un lugar perfecto para hacer todas tus compras, eso sí, después del tradicional regateo con los comerciantes. 

Marrakech

Estamos ante la ciudad más popular y turística de Marruecos. Su ubicación se encuentra en la cordillera del Atlas, mucho más al sur que el resto de Ciudades Imperiales del país. Si te somos sinceros, vas a necesitar más de un día para conocer a fondo Marrakech. Una completa ciudad que está considerada como el Centro Cultural de Marruecos. 

Puedes empezar tu visita tomando como punto de partida la Medina. Este es el lugar donde se encuentran los riads o palacios tradicionales marroquís en los que podrás alojarte. Una vez aquí, la propia inercia de las calles de Marrakech te permitirá descubrir la belleza de edificios únicos como la Medersa Ben Youssef, la más grande de todo el país, la Plaza Jemma el Fna, uno de los lugares más animados de Marrakech o la Mezquita Koutoubia de estilo hispanomusulmán. 

En tu segundo día en esta Ciudad Imperial marroquí merece la pena alejarse un poco para descubrir otros tesoros imprescindibles en tu visita a Marrakech. Estamos hablando de los Palacios de El Badi y Bahía o los preciosos espacios al aire libre de los Jardínes de Menara, el Palmeral o los insólitos Jardínes Majorelle, propiedad de Yves Saint Laurent. 

Fez

Fez

Fez es una ciudad imperial, medieval y religiosa. El valor cultural de su Medina Fez-el-Bali es tal, que mereció también el reconocimiento de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Si quieres empaparte de toda la belleza de Fez, te recomendamos que prolongues tu visita por más de un día en la ciudad. 

Empieza por pasar la imponente Puerta Azul o Bab Boujeloud que da paso a la Medina. Desde ahí, puedes caminar, al tiempo que disfrutas de tus compras por los zocos. En tu recorrido también te encontrarás con edificios simbólicos como las Madrasas o escuelas coránicas, el Museo Nejjarine de Arte y Artesanía o el Mausoleo de Mulay Idrís II. 

Pero si lo que quieres es vivir un espectáculo único, no puedes dejar de pasarte por una de las cuatro curtidurías de la ciudad. El olor es bastante fuerte, pero merece la pena descubrir la manera en que se trabaja el cuero de forma tradicional.  

Meknès

Visitar Meknès significa respirar tranquilidad y autenticidad. Esta es la última de las cuatro Ciudades Imperiales de Marruecos, pero no por ello la menos importante. De hecho, esta es, sin duda, la ciudad que más esencia marroquí encierra en todos sus rincones. En Meknès los precios son más bajos. Así que podrás realizar todas tus compras sin necesidad de regatear tanto como en otras ciudades. Meknès te invita a tranquilos paseos por sus sosegadas calles, que te llevarán hasta la Plaza El-Hedim para contemplar la maravillosa puerta de Bab-El-Mansour, la Medersa Bou Inania y el Mausoleo Muley Ismail. No cabe duda, que este es el broche perfecto de tu ruta Imperial por Marruecos. 

Reserva tu escapada a Marruecos con Azul Marino Viajes y vivirás una experiencia de lo más enriquecedora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario