Tras las huellas de Leonardo Da Vinci

Tras las huellas de Leonardo Da Vinci
Puntúa este post:

Si hablamos de Leonardo Da Vinci, es imposible no adjudicarle la categoría de “genio”. Se trata de una de las personas que cambiaron drásticamente la percepción y el análisis de arte durante el Renacimiento. El maestro florentino no se conformó con el título de artista, fue además científico, inventor, arquitecto… Un talento multidisciplinar que dejó su legado por toda Europa. Y justo de esto queremos hablar hoy: como celebración del 500 aniversario de su muerte, os proponemos un apasionante recorrido por los lugares que marcaron la vida y obra de Da Vinci. Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, estos no se limitan a Italia. ¡Sigue leyendo y descubre a dónde debes viajar para conocer en profundidad la vida de Leonardo!

 

Vinci: el pueblo que le vio nacer

Aunque solemos hablar de Leonardo Da Vinci como el “genio de Florencia”, la realidad es que no nació en esta ciudad italiana, sino en una pequeña localidad próxima, la misma que le da su apellido. Vivió allí hasta los 14 años, cuando se mudó a Florencia y más tarde a Milán. No obstante, en esta pequeña ciudad italiana guardan el legado de Da Vinci en forma de museo con el relato de su vida y la mayor exposición de reproducciones de tus inventos del mundo.

Vinci todavía no se ha convertido en un lugar demasiado conocido, por lo que si te animas a empezar este tour por la vida de Leonardo Da Vinci desde el principio, disfrutarás de un rincón italiano tranquilo y sin demasiados turistas a la vista.

 

Florencia: primera etapa de su obra

Nuestra segunda parada no nos lleva muy lejos de la anterior. Llegamos a Florencia, cuna del Renacimiento y ciudad por excelencia para artistas italianos de todas las épocas. No es casualidad que confundamos la procedencia del maestro Leonardo, ya que el primer periodo de su obra lo vivió en esta ciudad.

La visita obligada en nuestro recorrido por la vida y obra de Leonardo Da Vinci la encontramos en la Galería de los Uffizi, concretamente en el Salón 15, donde reúnen las obras de un joven Leonardo que empezaba a despuntar como artista. Todas las pinturas que encontramos en este lugar son anteriores a 1482, es decir, de antes de que Da Vinci saliera de Florencia; mientras era aprendiz del maestro Andrea del Verocchio. Las dos más afamadas son la Anunciación y la Adoración de los Magos, pero hay más trabajos de Leonardo reunidos en esta galería, que demuestran su rigurosa técnica desde sus inicios y su innata atención científica a los detalles.

Milán: la ciudad que le dio su fama

Milán, una de las ciudades italianas con más renombre, es el lugar en el que descansa una de las grandes obras de Leonardo: La Última Cena. Afamada internacionalmente gracias al best seller El Código Da Vinci, recibe cada año a miles de turistas. Pero no solo este dato es importante en la vida de Da Vinci, el artista llegó a la ciudad para ser pintor de la corte del duque Ludovico Sforza, por lo que pasó allí muchos y prósperos años.

Para ser más exactos, 16 fueron los años que el maestro Leonardo estuvo viviendo en la que hoy es la capital de la moda. Su residencia fue el castillo de Milán, uno de los puntos más sorprendentes de la ciudad. Entre estas paredes, mientras trabajaba para el duque, creó muchas de sus obras, como la Virgen de las Rocas, La dama del armiño o el ya mencionado fresco de La Última Cena. En paralelo a su faceta más artística, también trabajó otras áreas, como la ingeniería o la planificación urbana. Tal y de tanta calidad fue su labor, que como señal de agradecimiento por todo su trabajo, el duque premió a Leonardo con un pequeño viñedo. Todavía hoy en día podemos recorrer el Castillo de Sforza y disfrutar de los frescos originales de Da Vinci. Como curiosidad para los amantes del arte, en este mismo lugar también se puede visitar la inacabada Piedad Rondanini de Miguel Ángel.

El valle del Loira: una invitación del rey de Francia

Damos un salto geográfico y temporal y nos situamos en el Valle del Loira, en territorio francés. Esta romántica zona de Francia enamora a los viajeros gracias a sus más de 300 castillos. Lo que muchos no saben es que nos encontramos ante la cuna del Renacimiento francés. No podía ser de otro modo si hablamos de uno de los lugares en los que vivió Leonardo Da Vinci. En este ‘rincón’ de casi 300 kilómetros, podemos visitar preciosos castillos como Chambord, Chenonceau, Blois, Amboise, Cheverny, Meung-sur-Loire, Azay-le-Rideau o Villandry. La llegada de LEonardo a esta zona se debió, ni más ni menos, que a una invitación llegada del propio rey Francisco I, quien como amigo cercano y seguidor de su obra, le regaló un lujoso castillo.

El Castillo de Amboise y la tumba de Leonardo

Como ya hemos comentado, el Valle del Loira fue uno de los lugares de residencia del genio del Renacimiento; concretamente, Leonardo habitó el Castillo de Amboise. Pero no solo eso, también es el sitio en el que él mismo decidió que quería terminar su vida y enterrar sus restos tras su muerte.

Tal y como él solicitó, su tumba se mantuvo durante años en la la iglesia de San Florentino de Amboise, pero, por desgracia, esta fue demolida durante la Revolución Francesa, en el siglo XVIII. No fue hasta 1863 cuando descubrieron los huesos de Da Vinci y fueron trasladados a su ubicación actual: el Castillo de Amboise. Hoy en día, la tumba se puede visitar en una pequeña capilla situada en los jardines del Château d’Amboise con vistas al Loira. En ella, encontraréis dos epitafios, uno en italiano y otro en francés, en el que se puede leer el relato de la vida, obra y muerte del gran hombre del Renacimiento que fue Da Vinci.

 

El Louvre: hogar de su gran obra

Todo este recorrido a través de la vida y obra de Leonardo Da Vinci nos conduce hasta París. La ciudad del amor es el lugar en el que descansa su obra más conocida y misteriosa: La Gioconda.

Como hemos comentado, este año se cumplen 500 años desde la muerte del gran Da Vinci y no hay mejor ocasión para conmemorar y recordar un talento único en la historia. Es por ello que el Museo Louvre le rinde homenaje con una nueva exposición formada por cinco pinturas del maestro, numerosos dibujos de máquinas hidráulicas o puentes desmontables, así como algunos manuscritos, que ilustran la trayectoria intelectual, humana y artística de Leonardo da Vinci.

El recorrido por estos lugares destacados en la vida de Leonardo Da Vinci es solo el principio. Este año conmemoramos el 500 aniversario de la muerte de este gran maestro, que durante su vida demostró una mente brillante y una concepción del arte única; pero que a su muerte continúa deslumbrando con sus obras por todo el mundo. Muchas son las ciudades que cuidan como oro en paño alguna de las obras del maestro del Renacimiento: Madrid, Londres, Washington, Venecia… Leonardo sigue vivo a través de sus obras.

Este año, nosotros también queremos celebrar y conmemorar la vida de Leonardo Da Vinci, por eso hemos preparado un viaje de lo más especial.

¿Quieres conocer más sobre el Maestro de Florencia?
Pincha aquí ⬇️ y descubre todos los detalles

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario